¿Qué es el láser Lipolítico?

El láser Lipolítico es un tratamiento de belleza o estética que cumple con la función de reducir cantidades de grasa indeseadas a través de la proyección de un láser ejecutado por una máquina, lo que indica que no requiere ningún tipo de intervención quirúrgica.

Por su parte, la súper conocida en el ámbito de la estética, la liposucción, es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo extraer la grasa de zonas específicas del paciente.

Ambas son estrategias que tienen como misión esculpir la figura de las personas que se someten a ellas. Sin embargo, podría decirse que la opción del láser Lipolítico es una forma mucho menos agresiva de lograr quitar esos excesos de grasa corporal en las zonas donde más se requieran.

Generalmente y quien se somete a este tipo de estrategias estéticas, tiene muy claro cuáles son los puntos donde desean emplear con mayor énfasis la aplicación de estas herramientas de reducción. Cuando bajar de peso es un problema difícil de controlar por las medidas naturales, como la alimentación o el ejercicio, el láser Lipolítico es una manera muy interesante de alcanzar esa meta.

laser lipolitico

Diferencias entre el láser Lipolítico y la liposucción

Si preguntas que es más conveniente, si someterse a sesiones de láser Lipolítico o someterse a cirugías estéticas como la liposucción, debes saber que a pesar del enorme auge que tuvo la famosa “lipo” desde sus primeras aplicaciones, esta ha sido notablemente desbancada por la novedosa capacidad que tiene el láser Lipolítico.

El simple hecho de que no requiera intervención quirúrgica, es decir, que no sea invasiva, hace que la opción del láser sea mucho más llamativa y atractiva para quienes buscan moldear su cuerpo. Otro motivo que pone a la vanguardia a esta novedosa estrategia de reducción de peso, es que no genera ningún tipo de dolor a diferencia de la liposucción, la cual deja al paciente realmente herido por un tiempo determinado de recuperación.

Quien se somete a las sesiones del láser Lipolítico puede continuar con su vida de una forma normal, no requiere ningún tipo de descanso ni recuperación, lógicamente, deberá únicamente cuidar su alimentación y reforzar la zona con ejercicios, ya que al igual que todos los métodos para bajar de peso, se debe tratar de mantener los resultados obtenidos.

Aprende un poco más sobre el láser Lipolítico

Zonas de aplicación: Las zonas de aplicación más demandadas por los pacientes suelen ser las mismas que al someterse a intervención quirúrgica, pero con todos los beneficios antes mencionados, hablamos de abdomen, piernas, caderas, brazos y glúteos.

Sesiones: El número de sesiones es de seis en total y normalmente se aplican unas dos veces a la semana.

Atención: Este trabajo no se debe aplicar a personas que hayan sido intervenidas quirúrgicamente poco tiempo atrás, podría ser contraproducente para su salud, por eso es importante asistir a una cita con un profesional que delimite las acciones a ejercitar por el paciente.

Ejercicio: Siempre es recomendable hacer mucho ejercicio entre sesiones realizadas y es que esto no será ningún problema para las personas que se sometan al láser Lipolítico, está de más recordar que no genera ningún tipo de efecto secundario, ni dolores físicos al paciente, lo que le permitirá desarrollar sus actividades diarias con total normalidad e incluso podrá exigirse físicamente sin ningún problema.

Agua: También se recomienda el consumo de altas cantidades de agua, ya que la persona que está siendo atendida con el láser Lipolítico, al consumir suficiente agua, la grasa acumulada tenderá a aflojarse un poco, lo que facilitará el trabajo del láser y generando así unos resultados aún más impresionantes de lo esperado.