Dermatitis atópica en adultos, por qué se produce y su tratamiento

La dermatitis atópica se trata de un proceso inflamatorio periódico que afecta la piel, ya que en los adultos, la dermatitis atópica por lo general consiste en una dermatosis grave que presenta placas de eccema crónico, gruesas, rojas y liquenificadas, las cuales en ciertos casos, se encuentran acompañadas por erupciones aisladas de picazón.

Dentro de dicho contexto de eccema crónico, suelen presentarse brotes agudos, exudativos y/o vesiculosos; por lo general el picor es intenso y afecta la rutina diaria de las personas que padecen de esta enfermedad, alterando sus horas de sueño, su estado anímico y sobre todo las actividades que deben realizar día a día.

La ubicación de la dermatitis atópica en adultos resulta diferente a la ubicación de la dermatitis atópica infantil; en este caso, la cara, las manos y sobre todo los párpados tienden a verse más afectados, del mismo modo que los pliegues grandes y todo esto a pesar de que en algunos casos es posible que otras áreas del cuerpo se vean afectadas igualmente. Es probable que los brotes inflamatorios terminen afectando toda la piel, en ese caso, se estaría hablando sobre la “eritrodermia”.

Dichos ataques generalizados suelen ser bastante graves y es posible que se compliquen causando infecciones e incluso trastornos metabólicos, que podrían hacer que fuese necesario someterse a una hospitalización.

dermatitis atópica

Por qué se produce la dermatitis atópica en adultos

No se conoce actualmente un motivo específico por el cual se produce la dermatitis atópica en adultos y tampoco en el caso de los niños; sin embargo, es posible que haya un patrón hereditario. De igual manera, otros factores que podrían favorecer el desarrollo de esta infección al igual que el empeoramiento de sus síntomas pueden ser:

  • Tintes para el cuerpo como para el cabello.
  • Piel reseca.
  • Tener calor y/o frio.
  • Asma.
  • Resfriados comunes y/o contraer la gripe.
  • Alergias.
  • Tener periodos de estrés muy extendidos.
  • Uso de jabones sintéticos.

Síntomas que se presentan normalmente con esta enfermedad

Los síntomas que presentan con mayor frecuencia los adultos al sufrir de dermatitis atópica, por lo general son los mencionados a continuación y crean una especie de círculo vicioso.

Es posible que la piel se inflame mucho y se torne roja.

La piel presenta una excesiva resequedad conocida como xerosis y además se experimenta comezón (prurito), la cual podría llegar a ser realmente intensa.

En caso de desarrollarse un eccema crónico, es probable que la piel se muestre bastante engrosada.

Erosiones y/o pequeños bultos sobre la superficie de la piel, los cuales podrían emanar liquido al rascarse.

Es preciso prestar especial atención a las lesiones de la piel al momento de rascarse, ya que es posible que al hacerlo de manera poco cuidadosa, se generen pequeñas heridas, las cuales podrían sangrar y en ciertos casos llegar a infectarse.

Tratamiento

La dermatitis atópica en adultos y niños trata de un padecimiento que no tiene cura; sin embargo, es posible someterse a un tratamiento cuyo propósito consiste en hacer que los brotes se mantengan bajo control y que en caso de que se produzca algún episodio, se pueda al menos tratar de controlar especialmente la comezón, al mismo tiempo que se mantiene hidratada la piel.

Hoy en día, los corticoides tópicos, ya sea en loción, crema y/o pomada, constituyen la base del tratamiento del eccema causado por la dermatitis atópica al producirse los brotes. Bien usados, controlan la mayor parte de los casos, a pesar de que no siempre son administrados adecuadamente. Para lograr óptimos resultados y evitar efectos adversos, lo mejor suele ser seguir estrictamente las indicaciones del médico.